Compuesto por dos cuartetos y dos tercetos, es un homenaje (en vida) al querido presi, con los mejores deseos para el futuro.




Fulera viene la mano, de este presente oscuro
donde a naides le ganamos,
y tuitos nos rompen el ano
de parados, contra el muro.

No perdamos tiempo, angarremos al cornudo
de las guampas y sin miedo
pa que no nos entierre más el dedo
en el orto, bien profundo.

Muchos piden al pesero
mientras sigue en el mando
el peor de los matreros.

Y si se animan, vidalitá, se lo estarán llevando
pa algún calabozo, vidalitá, como buen ratero;
o junto a las ovejas, vidalitá, lo seguirán votando.