Bienvenidos a la primera edición de "videos sorongos", donde recopilamos vídeos (como dicen los gaitas) de las fuentes más diversas.

Aunque todos tienen algo en común: alguien se la liga fiero, o queda regalado como un pelotudo importante o le sucede alguna otra desgracia que no deja de ser graciosa.


Comenzamos con estos turistas japoneses en Richmond, British Columbia, Canadá. Parece que pensaron que los lobos marinos eran perritos nadando. La acción soronga comienza en el minuto 1:34, cuando la pendeja chotita se sienta en el borde. Más chotazos aún los padres, que viendo lo que hizo el lobo marino apenas unos segundos antes, la dejaron quedarse allí. Luego un superhéroe (el padre presumiblemente) demuestra que los ponjas siguen dando samurais valientes.







Naranjito, el gerente general de los Estados Corporativos de América Inc., decide tirar unas canitas (naranjas) al aire y mandarse un buen malambo con una banda de gauchos con poncho y facón que se encontró por el medio del desierto. Lo que sigue puede resultar perjudicial para la salud, así que le recomendamos que no lo mire.





Esta es la forma más sencilla de sacarse de encima a los perros de cualquier plantel futbolísticoo.