Esto está inspirado en un clásico de la literatura "internetal" que apareció allá por los fines de los 90', sobre un rosarino en Toronto.
Me dió por ponerlo en forma de poema, cuarteto, payada (llámenle como quieran), desde el punto de vista de un yorugua.



Eludí a la migra de Toronto
y en casa estoy tan campante
Todo aquí es hermoso,
todo es alucinante.

En Montevideo estaba podrido
calor, humedad y mosquitos
Como esto es tan precioso
nada extraño al paisito.

Ya no puedo esperar
a ver colinas con nieve
es tan bello este lugar
que mi alma se conmueve.

Esta mañana vi un ciervo
¡qué animal tan noble!
Agil, bello, elegante
y tan fuerte como un roble.

Canadá es el paraíso
y pensar que me aguanté
tanto tiempo el infierno
del paisito que dejé.

Cada día me gusta más Toronto
Pronto empieza la caza del ciervo
¡mire que hay que ser desalmado!
pienso en eso y ya hiervo.

Ya llega el invierno
y pronto comenzará a nevar
Esto sí que es vida
¡ya no puedo esperar!

Anoche nevó por primera vez
¡tanta dicha y alegría!
Todo cubierto de nieve,
una postal parecía.

Salí a apalear feliz
y por la nieve me revolqué
después amasé grandes bolas
y a los vecinos se las tiré.

¡Qué lindo es vivir aquí!
La pala mecánica la calle limpió
y tuve que apalear otra vez
la nieve que me tiró.

Anoche volvió a nevar
la pala pasó tres veces
y tuve que apalear
la nieve de cuatro meses.

Volvió a nevar anoche
la pala pasó, sin astucia,
y me dejó el frente de casa
tapado de nieve sucia.

Hoy no pude laburar por la nieve
por lo menos voy a descansar
ya que ando molido
de tanta nieve apalear.

Llamé a mi primo a Montevideo
la tía me dijo, amalaya,
que el loco se había rajado
con la familia a la playa.

Felices navidades blancas.
La mierda blanca no para
y estoy lleno de callos
de tanto agarrar la pala.

El cornudo del chofer vigila
yo creo que desde la ruta
termino yo de apalear
¡y pasa el hijo de puta!

Anoche cayó más mierda blanca
Hace tres días que no salgo;
sólo para apalear
creo que me va a dar algo.

El maricón de mi primo
en la playa veraneando
y yo me paso las horas
al de la pala vigilando.

Si lo agarro le corto las bolas
¿por qué no tira más sal cuando pasa
para derretir todo el hielo
y también la mierda blanca?

Hoy sesenta centímetros
de mierda blanca afronto
me muero de tanto apalear,
me cago bien en Toronto.

Resulta que hoy se rompió
la pala mecánica cagada
y el chofer caradura vino
a pedir mi pala prestada.

Le dije que ya rompí
tres palas por su destreza
y terminé por partirle
la cuarta por la cabeza.

El del noticiero le erró
no cayeron treinta centímetros de tarde
cayeron como ochenta,
me cago yo en su madre.

Nada se puede hacer aquí
para celebrar el año nuevo
ya no puedo ni salir
con esta tormenta no me atrevo.

Estoy cansado y muy solo
extraño a Peñarol
llamé otra vez a mi primo
pero asaba un lechón.

Por fin salí hoy de casa
comida voy a comprar
cuatro horas excavando
y el auto no puedo encontrar.

El hijo de puta arrancó
después que dejé la vida
y las manos congeladas
dos horas y tres baterías.

Me cago en el auto
en la nieve y en Toronto
me cago en Canadá
y en este frío del orto.

Anoche soñé con Montevideo
era un sábado de mañana
tenía una casita con fondo
y el sol me quemaba la cara.

Hoy por fin depositaron
veinte dólares que bancan
mis tres días de trabajo
¡muchas gracias, mierda blanca!

Salí al súper en auto
y se me cruzó por la ruta
un ciervo pajero y me dí
contra un pino, ¡la gran puta!

Me cago en ese animal
¿por qué no los envenenan?
Qué cazadores mongólicos
que ni un tiro les pegan.

Ayer me resbalé en el hielo
y una gamba me quebré
después pasó el de la pala
y todo enchastró otra vez.

Quiero vender la casa
que se acabe esta pesadilla
quiero volver al pago
quiero una buena parrilla.

Ya me sacaron el yeso
y el mecánico me llamó
dijo que el piso del auto
por la sal se repudrió.

No entiendo a quién se le ocurre
tirar tanta sal acá
Me cago bien en el auto,
en la nieve y en Canadá.

¡Al fin vendí la casa!
a un canadiense cornudo
¿Quién quiere vivir aquí?
¡Hay que ser bien boludo!

La muerte es mejor que esta mierda
tan fría y solitaria.
Prefiero, sinceramente,
contagiarme de malaria.

Ya vuelvo a Montevideo,
no veo la hora de llegar
Viva el calor y los mosquitos
Canadá andate a cagar.

Mañana Mercado del Puerto,
flor de asado voy a comer
y después con el primo
al Manya vamos a ver.